Cómo limpiar los cristales y los 6 errores que debes evitar

Aunque no lo creas, la limpieza de ventanas y cristales como cualquier cosa en la vida, tiene su técnica. Y hay ciertos procedimientos y recomendaciones que deberás tener en cuenta si quieres obtener unos resultados óptimos. En este articulo listamos los errores más comunes que la gente suele cometer al limpiar las ventanas de casa y te damos las claves para aplicar las prácticas adecuadas que hará que tus cristales reluzcan como nunca antes.

Vamos allá…

La mayoría de personas, como es lógico, cuando nos enfrentamos a algo por primera vez solemos seguir los consejos de alguien que tiene más experiencia que nosotros sobre aquello que queramos hacer. En el caso de la limpieza de cristales y ventanas, esos consejos a veces pueden estar equivocados… y como consecuencia, solemos cometer una serie de errores que pueden terminar dañando los cristales

Usar papel higiénico o servilletas

Un error común es creer que lo mejor para tus cristales es usar este tipo de papeles absorbentes… y déjame decirte que no es asi. ¿Por qué? porque al usarlos sobre la superficie mojada, el propio material del papel desprende pequeños filamentos que terminan pegándose al cristal. Como consecuencia, muchas veces las ventanas no nos quedan como nos hubiera gustado y esto hace que tengamos que volver a repetir el proceso de limpieza.

Para evitar esto, nuestra recomendación es que uses trapos 100% algodón (esa camiseta vieja que ya no usas) o las típicas gamuzas de microfibra.

Usar herramientas para desincrustar la suciedad

Muchas veces el agua de la lluvia, el barro, los excrementos de pájaros o los insectos hacen que los cristales de las ventanas tengan una suciedad incrustada muy difícil de quitar y que hace que no sea suficiente una limpieza “normal”.  Como consecuencia, para desincrustarla solemos utilizar espátulas, cepillos, estropajos etc. ¡ERROR! terminarás rayando los cristales…

Usar líquidos de limpieza inadecuados

En ocasiones, los líquidos para limpiar cristales contienen sustancias químicas que pueden afectar negativamente a nuestra salud. Debes tener especial cuidado si eres una persona alérgica ya que, en ocasiones, dichas sustancias pueden llegar a producir reacciones alérgicas, erupciones cutáneas etc…

Por eso, lo mejor que puedes hacer es preparar tu propio liquido limpiacristales casero. Una manera fácil, económica y segura de tener tus ventanales en las mejores condiciones.

Usar papel de periódico

¿te han recomendado alguna vez limpiar las ventanas y los espejos con papel de periódico? Seguramente si, pero tienes que saber que no es la mejor opción.

Si que es cierto que el papel de periódico en sí mismo podría servir, pero el problema es la tinta que hay impregnada sobre ellos. Al usar este tipo de papel junto con liquido limpiacristales, lo que conseguirás es esparcir toda esa tinta sobre la superficie de cristal… lo que a su vez generará una pequeña capa de grasa sobre el vidrio que hace que no queden lo suficientemente pulidos.

Limpiar con un patrón de movimiento ineficiente

El máximo responsable de que nuestros cristales no tengan el acabado que desearíamos es el escoger un patrón de movimiento equivocado. Es decir, lo que la gran mayoría suele hacer es empezar a limpiar desde la parte alta del cristal hacia abajo…. sin embargo, deberías hacerlo completamente al revés: de abajo a arriba ya que de esta manera evitarás que caigan gotas de líquido.

Además, el movimiento de limpieza debería ser siempre en una misma dirección (en horizontal o en vertical) para evitar que cuando se seque la superficie se vean los surcos de esos movimientos aleatorios.

Limpiar de manera manual sin la ayuda de un dispositivo

¿Por qué te empeñas en limpiar los cristales de manera manual cuando existen formas para hacerlo de manera automática o semiautomática?

Nos estamos refiriendo a los robots limpiacristales y a los limpiacristales electricos. Con estos aparatos no sólo evitarás cometer gran parte de los errores que hemos mencionado en los puntos anteriores, sino que, además conseguirás que los cristales queden mejor y que sea un proceso mucho más fácil y productivo para ti.